martes, 5 de octubre de 2010

MOSQUITA MUERTA


En mi verborragia por canalizar ira comencé a buscar las diferentes acepciones para esta expresión. Finalmente me quedo con un mix que hice con un post del blog Idómita, quedando algo así como:
“Dícese de aquella individua que aparentemente es inofensiva, que no destaca ni por su belleza ni por su talento, pero que detrás de esta pantalla genera el escenario perfecto para concretar sus planes”.
A esto agrego en este caso en particular, insulsa, egocéntrica, con tono monocorde, desubicada, desorientada, esbelta, bien casada y no sé aún por qué m... trabaja cuando aparentemente no lo necesita.
Sí mis queridas seguidoras, algunas de ustedes posiblemente ya sepan de quién hablo y no tardarán en decir: -Vero, no te parece que sos muy dura?, -Verooo! Pero si es re tranqui, por qué decís eso?.
Debo convivir durante 10 ½ horas en la oficina, (definido por mi como “Mi Primer Hogar”), me pagan por atender personal/telefónicamente de manera cordial y educada, función que muchísimas veces se convierte en servil y denigrante, la gente está cada vez más nerviosa, ansiosa y maleducada (no con los altos mandos, por supuesto).
Declaro que en la convivencia soy de las que puedo tener diferencias con alguien sin que ello vaya en desmedro de las labores, que traducido sería: -me podés caer muy mal, podemos no estar de acuerdo en muchas cosas , pero jamás te voy a joder en el laburo, ¿ok?. Aclaro esto porque soy de las que piensan que cuando alguien trabaja es porque lo necesita económicamente o vocacionalmente y no estoy de acuerdo con que alguien ocupe un puesto/cargo sin cumplir con alguna de las condiciones. (¡ni hablar si hilamos fino!)
A esta altura mis nervios calmaron y como se imaginarán la mosquita es alguien con quien convivo desde hace un par de meses y cumple perfectamente con el perfil definido.
Estimadas bloggeras, gracias por su contención, las quiero! Sé que en sus entornos alguna vez habrán tenido que usar la vieja y querida “palmeta” (se me cayó el calendario) para sacarse de encima a este insecto indeseable. ¿me equivoco?, mmmhhhh... ustedes dirán.

1 comentario:

Miriam dijo...

Yo por suerte, comparto mi trabajo con solo una persona, y ella lleva más de 25 años haciendo el mismo trabajo...UNA ENCICLOPEDIA DE LA ASISTENCIA MEDICA, la mina. Pero sufro, por decir de algun modo, con una "no negociable", por suerte no del plantel fijo, pero que siempre "está ahi". Y como se relaciona directamente con la cabeza del circo -o sea "EL DOCTOR"- es inamovible: "La esposa del Doctor"!!
Es esa que todas las mañanas, en plena debacle de viejos pidiendo receta, te va a llamar para preguntarte: "Mi marido, está atendiendo?" NOOOOO, si vino a la 5.30 para echarse una sistita, tomar café y fumarse un porro!. O que te llama justo después que decidiste que ya escuchaste suficientes lamentos telefonicos por parte de los pacientes. Lo que hará que, iniciada "La hora de atención telefónica" sea la primera en llamar preguntando "Por qué no atendiste el teléfono? No conoces la clave de dejar sonar dos veces, cortar y volver a llamar? Esa, SOY YO!!
Opeor, te pesca fuera de TU horario de atención, atendiendo el teléfono y te dice: "Que haces ahi-todavía? (el todavía con connotación no intencional, cosa que no pienses que sospecha un affair entre vos y el marido, o que el marido se fue y tenes TODO el consultorio para revisarlo, o lo que es peor, para descubrir "SI LA OTRA SECRETARIA FALTÓ"!! A lo que tené que empezar a remarla con excusas que ni tu hija de 7 años cree y que hasta el más Alzheimroso de tus pacientes sabrá caratular como "EXCUSA"...
Personajes....
Besos. Mir